Consumers Credit Union

Catálogo de monedas del Uruguay

Aunque la fecha de la independencia de la orilla oriental del Imperio brasileño se acepta generalmente como 1825, la guerra no terminó hasta 1828. En el Tratado de Montevideo, Brasil y Argentina acordaron reconocer un Uruguay independiente como Estado tapón entre ambos.

Antes de la independencia, Uruguay no tenía moneda propia. Se utilizaba moneda portuguesa, española, brasileña y argentina. En enero de 1831, el general Fructuoso Rivera retiró de la circulación todas las monedas de cobre. Para satisfacer la necesidad de monedas de poco valor, el gobierno recibió 1,6 millones de monedas bonaerenses de un décimo de real (décimos, fechados en 1822 y 1823). Estas monedas se consideran la primera moneda emitida por Uruguay.

En 1839 se adoptó un sistema de acuñación mixto octal-decimal, en el que el peso o patacón se dividía en 8 reales y cada uno de ellos en 100 sentesimos (este sistema existió hasta 1862). También se autorizó la emisión de monedas de 5 y 20 céntimos.

En 1839-1852 estalló en Uruguay la "Guerra Grande" entre los líderes de la lucha por la independencia. En 1843-1844 se acuñaron 5, 20 y 40 centesimos en pequeñas ediciones y la moneda más emblemática de todas las que se fabricaron en Uruguay: el Peso del Sitio de Montevideo. Se trata de una moneda de plata de 27 gramos, similar a los 8 reales españoles.

Posteriormente, se promulgaron leyes que obligaban a acuñar monedas de 10, 20 y 40 reales en oro, y de 5, 20 y 40 céntimos en cobre. Sin embargo, las monedas de oro uruguayas nunca entraron en circulación.

Un decreto de 1862 declaró moneda nacional el peso de plata y el doblón de oro. La ley definió el doblón de oro (que sustituyó a la onza de oro) como una moneda de 16,97 g y 917 pruebas. El peso se revalorizó a 100 centesimos, siendo 1 centesimo nuevo igual a 10 antiguos. Con el doblón de oro ocurrió lo mismo que con los 40 reales. Se emitieron varios ejemplares de bronce y bronce dorado.

Durante la Guerra del Paraguay, se acuñaron en París nuevos centesimos de bronce de peso reducido, fechados en 1869. Tras la adhesión a la Unión Monetaria Latina, hubo que revisar la circulación de las monedas de plata. De 1877 a 1895, se acuñaron monedas de plata en denominaciones de 10, 20 y 50 céntimos y 1 peso según el estándar de la unión monetaria.

La difícil situación económica de los años sesenta obligó a convertir todas las denominaciones de las monedas a aleaciones baratas.
En un intento de frenar la inflación, el gobierno militar apostó por la denominación. Desde 1975, el Nuevo Peso sustituyó al antiguo 1 en 1000. Las monedas de bronce aluminizado de 10, 20, 50 céntimos y 1 Nuevo Peso tenían diseños primitivos. Al año siguiente se complementaron con denominaciones inferiores en aluminio aún más barato. Sin embargo, las monedas pequeñas se acuñaron precipitadamente. A principios de los años ochenta, la inflación ya las había desvalorizado por completo.

En 1989 se cambió por completo el diseño de las monedas. Se empezaron a fabricar en Francia con acero inoxidable en nuevos pesos: 1, 5, 10, 50, 100, 200 y 500. Y ya en 1993 Uruguay experimentó una nueva denominación. Se eliminó la palabra "nuevo" del nombre del peso, y los nuevos pesos se cambiaron por los antiguos pesos "nuevos" de 1 a 1000.

 

 

500, 200 y 100 pesos
500, 200 y 100 pesos

 

 

50 y 20 pesos
50 y 20 pesos

 

 

10 pesos
10 pesos

 

 

5 pesos
5 pesos

 

 

2 pesos
2 pesos

 

 

1 peso
1 peso

 

 

50 centésimos
50 centésimos

 

 

25 y 20 centésimos
25 y 20 centésimos

 

 

10 centésimos
10 centésimos

 

 

5 centésimos
5 centésimos

 

 

1 centésimo
2 y 1 centésimo

 

 

Todas las monedas uruguayas

 

 

 

 

Ubisoft